El Gafe

GafeEl entrañable Emilio Duró, en su habitual charla sobre optimismo e ilusión, nos recomienda encarecidamente que no nos acerquemos a los gafes. En efecto, Duró defiende que hay gente que nace con buena suerte y gente que nace gafada. Dice con cierta sorna, además, que la mala suerte y el gafe son facultades contagiosas y que cuando nos encontremos en la vida con gente que ha fracasado en el pasado huyamos como alma que lleva el diablo, porque, sin lugar a dudas, nos pueden contagiar su mala suerte. No deja de ser una estupidez, pero a mí me hace bastante gracia como lo cuenta.

El máximo exponente nacional del gafe es sin duda José Luis Rodríguez Zapatero. Apoyó a Kerry en las elecciones Norteamericanas y le vaticinó una aplastante victoria. Por todos es sabido que Kerry perdió contra Busch. Se atrevió después a aparecer con Segolene Royal en un mitin para prestarle su apoyo y, en un patético francés, predijo su victoria. Sarkozy arrasó con ella en las elecciones de 2007. Mucho más envalentonado se mostró en las elecciones Alemanas en las que, además de pronosticar la victoria de la izquierda, insultó a Merkel que, como venía siendo habitual con sus predicciones, ganó a su oponente y se convirtió en Canciller.

El último episodio de gafe electoral de ZP lo hemos vivido esta semana en las elecciones del Partido Socialista de Madrid. Zapatero en este caso no se ha conformado con apoyar a un candidato, sino que incluso a impuesto a uno propio. Como no podía ser de otra manera, su candidato preferido ha caído derrotado. Tomás Gomez a ganado a Trinidad Jiménez.

A mi se me ocurre que, como País, debemos inmediatamente capitalizar este gafe y usar a nuestro presidente para:

1. Que públicamente apoye a los Castro y su dictadura en Cuba. Lamentablemente no se personó a tiempo en Venezuela para apoyar a Chavez. Quizás para las próximas elecciones… si las hay.

2. Un viajecito a Bolivia para apoyar en un mitin a Evo Morales no vendría mal tampoco.

3. No estaría mal, tampoco, dejarse caer por Ecuador y apoyar a Correa ahora que parece que lo necesita, aunque de momento haya descartado anticipar elecciones.

4. Como colofón a estas cumbres planetarias debería designar a su sucesor en el PSOE e, inmediatamente apoyarle públicamente, si es posible, insultando a Rajoy como hizo con Merkel.

5. Si tiene tiempo y le ha dado tiempo a lavar su pañuelo Palestino, ya lo dije en otro post, acercarse con Ahmedineyad a la puerta de Fátima a tirarle piedras al puesto fronterizo de Israel con el Líbano y apoyar el fin del Estado de Israel.

Dado que obviamente no está capacitado para lidiar con la crisis, crear empleo, tomar las medidas necesarias y acometer las reformas que el país necesita y, en definitiva para gobernar, obviemos su inutilidad en estos campos y aprovechemos algo en lo que, año tras año, ha demostrado ser un fuera de serie: su gafe.

Para los que no lo conozcáis, os invito a ver una charla de Emilio Duró:

Anuncios

One thought on “El Gafe

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s