Rey Gitano, un oasis dentro del putrefacto cine Español

IMG_3226En estos dos últimos años he vivido de cerca la producción de la película Rey Gitano desde sus orígenes y he podido comprobar como funciona la industria cinematográfica en nuestro país. He hablado con productores, productores ejecutivos, guionistas, directores e incluso algunos actores, y he conocido de primera mano lo que se cuece en este mundo. Hace unos años estuve trabajando con dos productoras norteamericanas, Spirit Studios (Nueva York) y Warp Media (Los Angeles). La segunda, capitaneada por Lucas Foster, con más de 50 producciones a sus espaldas entre las que se cuentan Marea Roja, La Máscara del Zorro, Sr. y Sra. Smith o Enemigo Público, ha recaudado más de tres mil millones de dólares. Cuando visité a Lucas en Los Angeles me quedé absolutamente deslumbrado con el trabajo de su empresa y con su forma de entender los negocios. La productora estaba situada en una gigantesca nave diáfana, en la cual se habían instalado todo tipo de tiendas de campaña militares y attrezzo bélico, y todo tenía el aspecto de un gigantesco campamento militar en medio de una guerra.

Recuerdo que me senté a hablar con Lucas Foster en unas cajas de madera como las que se usan para transportar armas que había cerca de unos sacos de arena y unas balas de paja, como si se tratase de una trinchera. Aquello me pareció increíblemente excitante, aunque debo decir que nunca me he sentido tan estúpido vistiendo de traje y corbata. Allí había tiendas de campaña militares, hospitales militares, comedores, cocinas e incluso una capilla militar portátil, y los despachos y salas se encontraban repartidos en todas estas estancias independientes de tela ancladas al suelo, siendo las zonas comunes del campamento donde se desarrollaban las reuniones de todo tipo. Algunos de los empleados iban incluso con pantalones y camisetas de camuflaje. Había algunos viejos Jeeps militares e incluso cañones repartidos aquí y allá que le daban más realismo al escenario. Salvo que aquello no era un escenario…

Películas de Warp Media
Algunas Películas de Warp Media

No estaban rodando una película allí dentro ni mucho menos; simplemente estaban trabajando en el desarrollo de una película del género bélico y querían a toda la empresa -decenas o incluso cientos de personas- metidas en el ambiente bélico para estar sumergidas de lleno en la producción. Me pareció un mundo apasionante y una forma de trabajar increíble y guardo un gran recuerdo de aquel trabajo y de aquella primera visita.

Cuando me hablaron de la película Rey Gitano hace unos años, y de que se trataba de un proyecto absolutamente independiente, enseguida me hizo recordar mis colaboraciones con Warp Media y por ello entré a colaborar en el proyecto casi sin pestañear. Había visto personalmente el poder del cine independiente en la meca del cine, en Los Angeles, y había visto lo que un grupo de personas podían hacer financiándose ellos mismos, sin necesidad de que el estado de California, el gobierno Federal de Estados Unidos o las televisiones nacionales le subvencionasen ni un sólo céntimo de sus aventuras. Había comprobado el potencial que tiene una empresa que invierte su propio dinero y sólo depende de si misma y de sus trabajadores para generar dinero en el mundo del cine. Pensé que Rey Gitano podía ser fácilmente un proyecto similar a los vistos en Warp Media, a otro nivel lógicamente y guardando las distancias, pero con un potencial enorme en nuestro mercado.

Película Rey GitanoLo que no sabía cuando me involucré en este proyecto es que en España, como ocurre con muchos otros sectores, el mundo del cine está putrefacto. Por medio de una ley vergonzosa, las televisiones españolas tienen la obligación de dedicar un porcentaje de sus ingresos a financiar cine Español. Lógicamente, como ellos financian las películas, imponen sus condiciones, a sus “estrellas” o sus “temas de actualidad”. Las televisiones dependen de sus anunciantes para generar ingresos y de los partidos políticos para vivir en relativa paz fiscal. ¿Qué ocurre cuando llega un proyecto cuya película no quiere someterse al yugo de las televisiones, de los anunciantes o de los políticos? Pues básicamente que tiene todas las papeletas para fracasar. Los medios de comunicación financian películas y por tanto tratan de que la recaudación en taquilla de sus películas sea lo más alta posible. Para ello hacen campañas masivas de comunicación de sus productos y, por contra, cuando llega una película independiente, le dedican terribles críticas y absolutamente ninguna cobertura mediática. Esto es sin duda lo que está ocurriendo con la película Rey Gitano.

Juanma Bajo Ulloa, guionista y director de Rey Gitano, propone una comedia gamberra, independiente, en la que denuncia el estado actual de nuestra sociedad: políticos corruptos, organismos internacionales que conspiran para manejar países a su antojo, banqueros y empresarios que mueven hilos en la sombra, una monarquía en horas bajas, y en general una ciudadanía de clase media/baja que vive absolutamente indiferente a la realidad mientras que la clase alta aburguesada vive una realidad paralela a la del resto de ciudadanos. Todo ello lo baña en la realidad social de nuestro país, que es que llevamos décadas divididos en dos bandos para casi todo: los nacionalistas separatistas y los unionistas, los de la república y los del frente nacional, los del Madrid y los del Barça, y así hasta la saciedad… En España somos expertos en el bipartidismo en todos los sentidos.

Rey Gitano es una producción absolutamente independiente en la que el director ha podido rodar y editar como ha querido, y lógicamente esto se ha traducido en una comedia irreverente de proporciones épicas, en las que se ataca por igual a políticos, banqueros, empresarios, monarquía y en general a la sociedad que vive adormecida. Pero lo que los productores no han podido evitar ha sido la envidia que suscita ser independiente, ser libre para hacer y decir lo que se quiera y sobre todo ser creativo.

DIscurso de Manuel Manquiña sobre las drogas en la película Rey GitanoObviamente respeto que haya personas a las que les guste esta película y personas a las que no les guste. Hace años que aprendí en marketing que ningún producto es universal ni le gusta a todo el mundo, ni siquiera el agua. Ahora bien, una cosa es que a alguien no le guste una película y otra muy distinta es escribir las cosas que he leído: críticas feroces que ni siquiera están de acuerdo entre ellas. Gran parte de la crítica parece coincidir en que la película es un bodrio de enorme calado, pero no parece que se pongan de acuerdo en los motivos, lo que me lleva a concluir necesariamente que lo importante era desprestigiar la película y ha dado igual escoger un motivo u otro. Unos dicen que del reparto sólo se salva María Leon. Otros dicen que su actuación es lamentable. Unos dicen que la banda sonora es lo mejor de la película y otros dicen que es infumable. Unos dicen que sólo Karra y Manquiña se salvan en el reparto y otros dicen que su interpretación es pésima y sus papeles poco creíbles. ¿Cómo es posible que todos parezcan coincidir en el mensaje pero ninguno lo haga en el motivo? Parece claro: se trata de un ataque directo a Juanma Bajo Ulloa, por criticar la industria del cine Español; un ataque a las productoras RH Cinema y Frágil, por intentar hacer cine realmente independiente, y a los actores de la cinta por trabajar en un proyecto que está fuera del circuito ayudas-dádivas-subvenciones-favores-chanchullos.

No hablamos precisamente de un reparto cutre: Karra Elejalde, Manel Manquiña, Rosa María Sardá, Charo López, Arturo Valls, María León y Albert Plá, con las colaboraciones especiales de Pilar Barden, Santiago Segura y alguno más que seguro me dejo en el tintero. En mi humilde opinión, Manuel Manquiña destaca sobre el resto, y aún así he leído a quién le acusa de ser el mismo personaje que en Airbag o en los videos de El Jueves. Debo suponer que no se han molestado en ver la película si es que llegan a esa conclusión. Del mismo modo que los que critican su banda sonora no han debido escucharla, porque dudo que haya una película Española que tenga una banda sonora de este calado. Incluso he llegado a leer que la misma canción se repite durante toda la cinta y aburre, algo que roza lo absurdo porque si de calidad y variedad se tata, la cinta está bien servida. Si no me crees, la puedes escuchar en Spotify haciendo click aquí. Si no vives en otro planeta como algunos pseudocríticos que escriben idioteces te sonarán los Pekenikes, ELO, The the, Peter Frampton o Prefab Sprout entre otros. Falta una canción, escrita originalmente para la película en el mismo tono gamberro por Tony Lomba y Elio Dos Santos, que aún no está disponible en Spotify: España, España, Bandera, Bandera, que puedes escuchar aquí si prometes no tomártela en serio como he leído a alguno también.

Bajo Ulloa con la Familia RealRey Gitano nació para triunfar, para revitalizar la esencia del negocio del cine, para demostrar que no es necesario que todo esté subvencionado a todos los niveles para poder hacer cine de calidad con muy buenos repartos. La cinta tiene mucha calidad, si bien respeto también aquellos a los que no les gusta el montaje o el color, pero son parte de la esencia de este género cruzado entre Road Movie y Comedia Gamberra que el propio Bajo Ulloa vino a inventar hace quince años.

Ahora, lamentablemente, el mal ya está hecho y lo escrito queda aunque sea mentira, pero hemos dejado ir una gran oportunidad de quitar parte del apestante tufo putrefacto que desprende la producción del cine español en la que los españoles financian las películas con sus impuestos y después pagan otra vez por ir a ver cintas sometidas al criterio de las televisiones privadas y del propio gobierno de turno, de un lado y del otro.

Anuncios

Mercado Laboral

Ministro de Trabajo
Ministro de Trabajo

Como diría aquel, tengo un amigo que tiene una empresa y está empezando una iniciativa nueva y precisa contratar personal. Dada la coyuntura actual, mi amigo pensó que habría algún tipo de ayuda para fomentar el empleo y que por tanto, cabía la posibilidad de contratar a más personas si el coste colateral (seguros sociales) estaba de algún modo bonificado. Después de todo, mi amigo es un idealista y realmente creía que el objetivo de los políticos era atajar el paro e incentivar el empleo. Quizás la palabra más adecuada no es idealista sino tonto.

Pues bien, con estas medidas en mente, mi amigo realizó una campaña de captación de aspirantes a cubrir los puestos de trabajo. Ofrecía sueldo y condiciones según convenio y además, un buen paquete de incentivos cuantificables y bonus aplicables, todo ello fácilmente mesurable y recogido en el contrato, convirtiendo la oferta de trabajo en suculenta al compararse con las de la competencia. Además, incentivava sobremanera la productividad. A trabajo mejor realizado, mayores ingresos. Vamos, lo que viene a ser la empresa privada.

La respuesta inicial a la oferta fue espectacular. Se recibieron cerca de 1.000 curriculum en unas dos semanas. El equipo directivo de mi amigo había diseñado escrupulosamente un programa de reclutamiento que permitiese seleccionar no sólo a los candidatos mejor preparados, sino a los que tuviesen una mejor predisposición y actitud hacia la oferta. Aquellos con ganas de trabajar, de integrarse en la empreas y de crecer con ella. En este programa, se incluía una entrevista telefónica inicial, unas pruebas personales a realizar en la sede de su empresa y, finalmente, una prueba de grupo con los finalistas para elegir a los candidatos y formar una bolsa de futuras incorporaciones de la que la empresa pudiese tirar si la iniciativa funcionaba correctamente y hacía falta aumentar la plantilla. Vamos, un proceso que puede considerarse profesional, moderno y ético. Después de todo, mi amigo se juega los cuartos para obtener un beneficio propio, pero en el transcurso genera trabajo, riqueza y bienestar.

Bueno, pues la primera en la frente. De los candidatos que pasan la entrevista telefónica y son citados a las pruebas personales, cerca del 50% se descalifica automáticamente, bien por no asistir, bien por llegar desmesuradamente tarde y con las más ridículas excusas, bien por aparecer con su madre en zapatillas, o, incluso, por mostrar una absoluta falta de higiene personal que no sólo atenta contra la imagen de la empresa, sino que también lo hace contra el bienestar del resto de trabajadores. Vaya país! 5 millones de parados y la gente ni se ducha para ir a una entrevista de trabajo! Así nos va!

Pero lo mejor estba por llegar. Después de seleccionar a los nuevos trabajadores, mi amigo descubre que, en realidad, no hay ayudas al fomento del empleo. Supongo que los políticos gastan los fondos públicos en subvencionar cine español o en apoyar iniciativas similares que también generan riqueza, aunque sólo a los Bardén y compañía. En efecto, existen algunas “ayudas” para el fomento de empleo pero los candidatos de mi amigo, ninguno de los 9, no cumplen los requisitos. Las razones son de lo más diversas y vienen a ser algo así: El que lleva parado más de un año no tiene hijos. El que tiene hijos, lleva parado tres años pero tiene estudios superiores. El que no tiene estudios superiores tiene una suegra del Barca. La señorita cuya suegra no es del Barca fue una vez de visita a Timor Oriental y, un parado de larga duración, mayor de cuarenta y cinco años, que ha hecho cursos de formación durante el tiempo que ha estado parado, no cumple el requisito de altura… el pobre es bajito (y “utilizo” la palabra “pobre” con generosidad lingüística).

Total, que aunque mi amigo había contado en sus planes con unas bonificaciones en los seguros sociales que le permitirían contratrar inicialmente a 8 o 9 personas, tuvo que reducir sus planes a 4 o 5 y, por ende, modificar los plazos de su plan de negocio, ralentizar la generación de empleo, riqueza y bienestar.

Y claro, mi amigo se pregunta si merece la pena arriesgar su dinero fomentando el empleo en este país teniendo en cuenta que los recursos públicos se gastan en las partidas más estúpidas y el esfuerzo para fomentar el empleo y la riqueza recae única y exclusivamente en los pobres (en su más amplio sentido) pequeños y medianos empresarios que arriesgan su patrimonio en el camino. Mi amigo es tonto y piensa que si, que merece la pena arriesgar. Yo, en el fondo, creo que no. Si el estado no fomenta el empleo, ¿porqué lo tengo que fomentar yo? ¿Acaso soy yo el guardián de mi hermano?