Las 10 mentiras acerca de dejar de fumar

Dejar de Fumar
Dejar de Fumar

Circula por Internet un copia-pega muy extendido acerca de los beneficios de dejar de fumar. En algunos organismos públicos, al menos en Andalucía, he podido ver carteles con esta lista de beneficios. No sin motivo, es creencia popular que todo lo que está en Internet es cierto. Ahora que llevo 14 días sin fumar, estas son mis reflexiones al respecto de la lista (pongo en verde la tabla de los supuestos beneficios con mis comentarios en cursiva):

TABLA EVOLUTIVA DE BENEFICIOS DE DEJAR DE FUMAR

A los 20 minutos: la presión arterial regresa a su nivel normal, lo mismo que la frecuencia cardíaca y la temperatura de pies y manos.

En este caso concreto, lo idóneo es dejar de fumar en intervalos de 20 minutos. De este modo conseguiremos tener una presión arterial en su nivel ¿normal?, una frecuencia cardiaca ¿normal? y una temperatura de piés y manos ¿normal?. Muy científico todo ello.

Los niveles de monoxido de carbono y oxígeno se normalizan pasadas 8 horas, lo que permite que la respiración sea más profunda y una mejor oxigenación pulmonar.

Esto son muy buenas noticias para todos aquellos que no fuman mientras duermen. El simple hecho de dejar de fumar durante la noche consigue que tengamos una mejor “oxigenación pulmonar”. Y yo que pensaba que los niveles de oxígeno se medían en la sangre…

Disminuye el riesgo de muerte súbita tras 24 horas.

Pues al igual que el caso de los 20 minutos, no sé porqué las autoridades sanitarias no nos avisan de que, para evitar una muerte súbita, debemos de fumar sólo en días alternos.

Pasadas 48 horas se normalizan los sentidos del gusto y del olfato.

Yo esto no acabo de entenderlo. Han pasado no 48, sino 336 horas desde que me fumé el último cigarrillo. El Jamón Ibérico de Bellota me sigue gustando igual y juraría que huele exáctamente del mismo modo que hace dos semanas, o sea, muy bien. Cuando mi hija pequeña se caga encima, sigo olíendolo con igual desagrado que antes. Ahora bien, cuando fumaba hace dos semanas se me hacía la boca agua (o sea, salivaba en exceso) al pensar en un plato de Jamón Ibérico o cualquier otro manjar, lo que venía a ocurrir un par de veces al día, cuando sentía hambre. Ahora, se me hace la boca agua cada vez que pienso en un cigarrillo, lo que, en efecto, se traduce en que me paso la vida con la boca llena de saliva…

Se normaliza la función respiratoria tras 72 horas.

Yo antes, cuando fumaba, inspiraba hacia dentro y expiraba hacia fuera. Todavía sigo haciéndolo igual porque como he fumado tantos años no recuerdo cual es la forma normal de hacerlo.

Aumenta la capacidad física y se cansará menos con cualquier actividad pasados 1 a 3 meses.

Todavía no lo puedo juzgar, pero algo me dice que no voy a clasificarme para unos juegos olímpicos en ninguna disciplina.

Mejora el drenaje bronquial y se reduce el riesgo de infecciones pasados 1-9 meses.

Yo antes no sufría infecciones, así que supongo que ahora sufriré menos todavía. Espera, ¿se puede sufrir menos infecciones que ninguna? En cuanto al drenaje bronquial, no acabo de imaginarme como medirlo. Trataré de hacerlo y actualizaré el post cuando lo consiga. Voy a empezar por enterarme de qué demonios es el “drenaje bronquial”. Yo el tema de los drenajes lo tengo asociado a cosas negativas, así que tengo que replantearme este tema desde el principio.

Se iguala el riesgo de padecer cancer de pulmón al de los no fumadores pasados 5 años sin fumar.

O sea, tengo que esperar cinco años para tener las mismas posibilidades de sufrir un cancer de pulmon que una persona que no fuma. Imagino por tanto que, una vez que lleve cinco años sin fumar, puedo volver a fumar durante otros cinco años antes de que mis posibilidades se incrementen nuevamente, ¿no? Esto tampoco me parece demasiado científico.

Se reducen los catarros y molestias de garganta.
Menor probabilidad de padecer cancer.
Menor riesgo de trombosis o embolias cerebrales.

Los eruditos que han elaborado esta lista han olvidado una serie de reducciones y menores posibilidades que voy resumir en breve para potenciar que los que lean la lista dejen el hábito lo antes posible:

Se reduce el riesgo de quemarse con una cerilla. Disminuye la posibilidad de que a uno le roben el mechero de oro. Desaparece prácticamente la necesidad de comprar tabaco. Se reduce seriamente la posibilidad de quedarse sin tabaco un domingo. Se reduce el consumo de detergente porque baja la necesidad de limpiar ceniceros. Se limita la posibilidad en los hombres de hacerse los interesante exhalando círculos de humo. Del mismo modo, se limita tambien la posibilidad en las mujeres de darse un aire interesante exhalando lentamente humo espeso. Se reduce el gasto de 4 euros diaros en tabaco a prácticamente cero, si bien es cierto que aumenta desde cero hasta 4 euros el gasto en caramelos y sustitutivos.

Creo que podría seguir, pero este post debería ser suficiente para que todos aquellos que están pensando en dejar de fumar lo hagan de inmediato. Los beneficios son extraordinarios… o al menos eso dicen todos en Internet!

Si de verdad quieres dejar de fumar, aquí tienes un poco de ayuda: dejar de fumar

ACTUALIZACIÓN EL 14/05/2013

Recibo de vez en cuando algún correo electrónico o comentario, digamos inapropiado. Quiero decir que yo sigo sin fumar desde que lo dejé hace ya más de 2 años y no pretendí ni pretendo con este artículo que la gente NO deje de fumar. Al contrario, lo que pretendí en su día y mantengo hoy es aportar un toque de humor a un tema que empieza a ser cansino. Creo que tenemos suficiente información como para tomar nuestras propias decisiones y lo que vengo a denunciar en mi ironía es la cantidad de cosas que vienen a decirnos del tabaco cuando la realidad es, por ejemplo, que el azúcar y los carbohidratos refinados matan muchas más personas que el tabaco. España era hace unos 10 años creo que el segundo país con la tasa de supervivencia más alta del mundo. Sin embargo, hoy, fumando mucho menos, ocupamos el quinto puesto. Lógicamente, el motivo no es el que dejar de fumar acorte nuestras vidas, sino que nuestros hábitos alimenticios nos están matando.